No le puse título a la entrada, la verdad es que no sé como llamarla, simplemente me dieron ganas de escribir y aquí estoy, sólo que en esta ocasión no tengo nada maravilloso que contar.

Ayer tuve un día muy difícil, todo se encuentra bien y de repente algo te lo derrumba, es muy difícil de repente lidiar con algunas cosas para las que ya no tienes fuerzas, pues se repiten constantemente, puedes hacer todo el esfuerzo del mundo pero simplemente es inevitable; sinceramente no creo que sea culpa de nadie, ni mía, ni de otras personas, son cosas que pasan, que sí, duelen, pero que no por eso dejarán de pasar, así que aquí tengo dos opciones, mortificarme o seguir disfrutando todo lo que hace maravillosa mi vida, como lo he hecho hasta ahora y claro, buscar solución a esa situación que hace que mi corazón se apriete muy fuerte contra mi pecho.

Hace poco leí un tuit que puso alguien que alguna vez fue mi profesor querido, Guillermo Juárez.

“¿Ser feliz o tener la razón? prefiero lo primero”

Yo también prefiero lo primero…

…mil veces, así que basta, pediré disculpas aunque no sea mi culpa, entenderé que mucha gente, y a veces la gente que más amo, simplemente no coincide conmigo, no hay entendimiento y es posible que esto se vuelva en tu contra, no puedes hacer nada, siempre es mejor aceptarlo, créeme, sobretodo si ya sabes que aunque hables o expliques, tus puntos de vista nunca serán los correctos, no con esa persona.

Alguna vez alguien me hizo un escrito que decía que debería despertar de mi mundo de ensoñación y darme cuenta de la realidad del mundo, pero la verdad es que ese mundo de ensoñación es el que me ha hecho ser quien soy hoy en día, es el que me ha hecho ser fuerte y lograr mis sueños, nunca dejar de creer en el amor y gracias a eso tener un novio que me ama y que para mí es mi príncipe azul, trabajar en cosas que amo y que me hacen sentir realizada… así que no, la verdad, y después de muchos años, me doy cuenta que ese mundo si existe y que como dije anteriormente, es lo que me hace ser quien soy hoy en día, y no sólo a mi, si no a todas las personas que son felices y que han creído ciegamente en sus sueños.

A veces es mejor dejar que otras personas tengan la satisfacción de tener la razón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s